BAILA


El baile le producía
una extraña fascinación
que la alejaba de las vilezas
de este mundo cruel.
La sumergía en un universo distante,
la llevaba lejos de las preocupaciones
y le dejaba un sabor de dulces en su alma.
Su cuerpo experimentaba
un trance chamánico
que encauzaba sus energías
hacia lugares a los que no podía llegar
de otra manera.
El cansancio nunca llegaba
y podía pasar muchas horas
inmersa en esa realidad ajena
pero que le daba seguridad.
Luego volvía al mundo real
aliviada, fresca y radiante
esperando una nueva oportunidad
en que la música se le meta
por los poros,
atraviese todo su ser
y haga vibrar de nuevo
cada célula de su organismo
creado para moverse al compás

del vertiginoso ritmo de la vida misma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PRISIONERA

LA FUENTE

CÓMO EXPLICAR LO INEXPLICABLE