EL INFIERNO EN SUS OJOS


En sus ojos había un infierno.
No podía hallar paz de ninguna manera.
Los fantasmas del pasado
la perseguían y la acosaban todo el tiempo.
Ya se había acostumbrado a vivir así,
con el diablo en su cuerpo,
con la violencia brotándole por los poros.
No le quedaba mas opción
que llevar las cicatrices de su alma
a donde quiera que fuera.
Y el fuego eterno
la quemaba por dentro,
y a cada momento
diez mil espectros
se encargaban de recordarle
que en la tierra no se vive,
se sobrevive,

Se batalla pero no se gana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PRISIONERA

LA FUENTE

CÓMO EXPLICAR LO INEXPLICABLE