LA FUENTE


Cansado de masticar bronca,
y de pelear guerras inútiles,
un día decidió volver a la fuente.
Tenía intacto el recuerdo
de aquellos momentos,
guardaba también
en el fondo de su alma
un mar de desilusiones.
Pero había una sensación que estaba mucho mas allá
de cualquier otra cosa.
Tenía impregnado en su interior
un sol radiante,
una tarde con frescura de domingo.
miradas que dejaban escapar esas lágrimas
que brotan como algo incontenible.
La sonrisa más auténtica
que vio en su vida,
y los saltos del corazón
que no se parecían
a ninguna otra sensación.
Era como volver a la vida,
recobrar la esperanza
y saber que ninguna lucha había sido en vano.
Dejó atrás las dudas
y tomó otro rumbos,
los que ya había elegido con anterioridad,
y que traían consigo un aire de nostalgia.
Entonces descubrió al volver
lo mucho que había estado

esperando ese momento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PRISIONERA

PRESENCIA (AMOR EN SILENCIO)

EL INFIERNO EN SUS OJOS